May 06, 2015

Altona

El barrio de Altona en Hamburgo es especial. Las construcciones antiguas se mantienen más que en cualquier otra parte de la ciudad. Hay muy pocos edificios altos, las calles son empedradas. Tengo la suerte de que la escuela de idiomas esté ubicada en ese barrio, entonces puedo recorrerlo mejor, y de ir todos los días me voy habituando a sus calles para hacerlas parte de mi imaginario cotidiano.
Un cansancio físico mental me adormece al salir del curso. Es el esfuerzo por comunicarme en idioma extranjero con todas mis compañeras de distintos paises. El esfuerzo para reconocer los distintos sonidos, memorizar palabras. Tengo poco talento para los idiomas pienso. No es que me duerma en las clases, si siento como si no fuera mi vida, como si fuera otra cosa, otra persona la que va allí. Al escribir en mi cuaderno no reconozco aveces mi letra cursiva. Quiero arrancar la hoja y copiar todo otra vez, como hacía en la escuela secundaria. No estoy en la secundaria. Por suerte. Pero miro a mis compañeras y pienso siempre que todas fueron jóvenes y frescas, y ahora todas tienen problemas, historias, hijos más de uno siempre. Quizás son refugiadas de guerra o llegaron a Alemania buscando hogar que no pudieron construir en otro lado. Me pregunto también que hago yo y  de frente al salir, siempre veo los mismos edificios y los colores que se repiten a todo alrededor me gustan. Una paleta que esta buena. Ves el cielo? Es casi siempre así en invierno. Por eso la nostalgia-Que linda ciudad, y que extraña es para mi. me siento muy pequeña. Aunque aveces me sienta gigante y torpe entre sus casitas que parecen de cuentitos. Ojalá durmiendo se me quedaran las reglas de gramática.









No comments:

Post a Comment

***Buscar ilustraciones según técnica y o soporte: