Pensamos lo mismo en dos idiomas distintos